Lipoláser o Láser Lipólisis

Se trata de un procedimiento láser innovador para el remodelado de la figura corporal, sobre todo, para acabar con la grasa localizada y rebelde que no se soluciona con dieta ni otros tratamientos médicos. Se trata de un eficaz tratamiento para solucionar curvas excesivas, irregularidades o desproporciones de la silueta corporal.

La plataforma se basa en la tecnología del láser de diodo y posee dos longitudes de onda: una a 924 nm que tiene una alta afinidad por el tejido adiposo y otra a 975nm, que promueve la firmeza cutánea.

La técnica consiste en introducir a través de un mínimo orificio (de alrededor de 1 mm de diámetro) una fibra flexible cuya punta emite la luz del láser.

Mayor destrucción grasa

El tejido graso es destruído mediante un fenómeno físico-químico de licuefacción (efecto conocido como lipólisis). La grasa se convierte en una emulsión líquida que se deja para que el cuerpo lo reabsorba o se puede extraer mediante la aspiración por una cánula. La afinidad del láser por la grasa hace que se destruya exclusivamente la grasa, sin destruir o lesionar otros tejidos.

Efecto reafirmante inmediato

Efecto exclusivo e innovador que conlleva esta tecnología, producido por la longitud de onda de 975 nm. patentada por la empresa Palomar. La retracción de la piel y la inducción de la formación de colágeno por el efecto del láser no solo evita la flacidez, tan característica tras la liposucción tradicional, sino que también produce una reafirmación importante de la zona tratada (similar o superior a la producida por otras técnicas anti-flacidez utilizadas, como la radiofrecuencia).

Las liposucciones convencionales muchas veces presentan resultados que se ven ensombrecidos por la flacidez y el exceso de piel, que es incapaz de retraerse y ajustarse a un perfil más discreto.

Por ello, esta técnica funciona muy bien en:

  • La papada
  • Flacidez en zona superior e interna de brazos
  • Ginecomastia
  • Grasa acumulada alrededor de las axilas
  • Michelines irreductibles de la zona alta de la espalda espalda o región lumbar
  • Acúmulo de grasa coloquialmente llamado “rollito del sujetador”
  • Grasa acumulada en abdomen o pubis
  • Cartucheras
  • Pliegue subglúteo
  • Cara interior de muslos
  • Grasa localizada en la cara interna y superior de las rodillas o en los gemelos
  • Retoques de liposucción ya realizadas que han dejado irregularidades
  • Acúmulos grasos en cuello, brazos, espada, abdomen, caderas, muslos o piernas, sobre todo si están asociados a gran flacidez, pueden ser tratados con éxito con esta nueva tecnología

Técnica

La técnica se realiza con anestesia local y la intervención es ambulatoria (no precisa hospitalización). Bastan con 24 horas de reposo, antes de reincorporarse a la rutina diaria. Se necesita llevar una faja aproximadamente una semana.

Este láser es uno de los que producen mayor coagulación de los que se utilizan en medicina. Gracias a ello, el sangrado durante el proceso y después del mismo, se reduce considerablemente, por lo que la inflamación y la posibilidad de hematomas es mínima y la recuperación es más rápida.

Al ser una fibra flexible, no solo supone un mayor confort para el profesional ,sino que además, trata zonas localizadas que resultan de difícil acceso con la liposucción convencional. Su pequeño diámetro hace que se deslice con extrema suavidad entre la grasa, por lo que permite una tunelización más fácil, más segura y menos traumática, con resultados óptimos en zonas pequeñas, de difícil acceso para el instrumental convencional. Zonas antes no abordables, son lugares donde ahora el láser lipólisis está obteniendo resultados muy satisfactorios.

Se trabaja con transiluminación, gracias a la luz-guía que posee la fibra, lo que permite controlar con facilidad el proceso y la posición exacta de la misma. El tejido graso destruído se puede aspirar con una cánula de 3 mm.

Ventajas frente la Liposucción quirúrgica

  1. No requiere anestesia epidural, general o sedaciones de mayor envergadura
  2. No requiere hospitalización ni procedimientos anestésicos mayores por lo que reduce el riesgo quirúrgico
  3. Se produce estiramiento y reafirmación de la piel (efecto antiflacidez)
  4. Menor severidad de tratamiento
  5. Evita la distorsión del tejido, por lo que las asimetrías posibles son escasas
  6. Mínimas molestias post-operatorias
  7. Una curación más rápida y un menor tiempo de inactividad. Permite la reincorporación a la actividad habitual en 24 horas
  8. Menor sangrado y formación de hematomas
  9. Resuelve adherencias que se desarrollan en zonas sometidas a liposucciones convencionales
  10. Se pueden tratar acúmulos grasos más pequeños

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Este sitio Web utiliza cookies. Los cookies son pequeños ficheros de datos que se generan en el ordenador del Usuario y que nos permiten conocer la siguiente información:
  • La fecha y la hora de la última vez que el Usuario visitó nuestro Web.
  • El diseño de contenidos que el Usuario escogió en su primera vista a nuestro Web.
  • Elementos de seguridad que intervienen en el control de acceso a las áreas restringidas.
  • Navegación del Usuario por nuestro Web.
  • El login del Usuario.
El Usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies, mediante la selección de la correspondiente opción en su programa Navegador. Aviso Legal