Electroestimulación: Gimnasia Pasiva

Las corrientes interferenciales estén particularmente indicadas en el tratamiento de situaciones relacionadas con las patologías de origen muscular y circulatorio.

Son utilizadas en Medicina a partir de las experiencias llevadas a cabo por el Dr. Nemec, médico europeo que investigó la acción de las corrientes eléctricas sobre el cuerpo humano. Estas tuvieron gran aceptación en países como Francia y Alemania, pero fue en la década de los años 1960/70 donde esta modalidad de electroterapia alcanzó un nivel de marcada importancia, haciéndose conocer en casi todo el mundo. La experiencia del Dr. Nemec sobrevino por necesidad de conseguir un tipo de onda eléctrica que consiguiera acceder a profundidades mayores que con otros tipos de corrientes estimulantes, así como permitir la aplicación de intensidades altas sin ocasionar molestias excesivas. A medida que la frecuencia aumenta (500, 1.000, 2.000, 4.000 Htz, etc.) la estimulación muscular disminuye, pero también lo hace la sensación molesta que percibe el paciente.

Tratamiento

El tiempo de estimulación variará en función de la capacidad de respuesta del músculo o grupo muscular estimulado, pudiendo alcanzar valores altos (15 - 20 minutos) en aquellos pacientes entrenados o que practican deportes con cierta frecuencia.

En pacientes sedentarios deberá trabajarse con tiempos prudentes, recomendándose incluso, un trabajo muscular intercalado con periodos de pausa, a los fines de otorgarle a los músculos involucrados en la terapia, el tiempo necesario de descanso, evitando de este modo la aparición de fatiga muscular. En este tipo de pacientes se recomiendan dos series de 8 a 10 minutos, con descanso de 3 a 5 minutos entre cada serie.

Indicación Gimnasia Pasiva

  • Afecciones del aparato locomotor, tanto postraumática como degenerativa
  • Medicina Deportiva
  • Flaccidez muscular
  • Insuficiencia venosa
  • Modelación de contornos corporales
  • Postcirugía
  • Tratamientos pre y post parto
  • Celulitis

Contraindicaciones

  • Pacientes portadores de marcapasos
  • Zonas de la piel que presentan heridas abiertas o micosis
  • Presencia de prótesis metálicas subyacentes
  • Si el paciente experimenta sensaciones dolorosas
  • Embarazo
  • Procesos neoplásicos coexistentes
  • Isquemia por insuficiencia arterial
  • Úlceras varicosas, tromboflebitis
  • Síndrome febril, procesos infecciosos
  • Pacientes epilépticos
  • Sobre órganos de los sentidos
  • Zona genitourinaria en caso que la paciente tenga colocado un DIU

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Este sitio Web utiliza cookies. Los cookies son pequeños ficheros de datos que se generan en el ordenador del Usuario y que nos permiten conocer la siguiente información:
  • La fecha y la hora de la última vez que el Usuario visitó nuestro Web.
  • El diseño de contenidos que el Usuario escogió en su primera vista a nuestro Web.
  • Elementos de seguridad que intervienen en el control de acceso a las áreas restringidas.
  • Navegación del Usuario por nuestro Web.
  • El login del Usuario.
El Usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies, mediante la selección de la correspondiente opción en su programa Navegador. Aviso Legal