Ginecomastia

La ginecomastia o crecimiento anormal de las mamas es un trastorno que cada día es más común, afectando entre un 40% a 60% de la población masculina. Se han asociado ciertas drogas o trastornos médicos con esta patología, sin embargo en la mayoría de los casos, no existe una razón que explique la aparición de este trastorno en los hombres.

El aumento del volumen de las mamas en los hombres, puede estar provocado por acumulación de grasa o por un excesivo y anormal desarrollo de la glándula mamaria que habitualmente en el hombre se atrofia. Por esta razón para poder determinar el origen del desarrollo de la mama, el paciente debe realizarse lo primero una mamografía y una ecografía de las mamas para así poder determinar la técnica más adecuada en cada caso.

Los resultados de una ginecomastia son muy satisfactorios y definitivos, eliminando un problema estético que crea muchos complejos en las personas que lo padecen.

Método de tratamiento

La intervención se realiza con anestesia general o local con sedación, dependiendo de la técnica a emplear, con ingreso de pocas horas en clínica.

Si el exceso de tejido glandular es la causa de la ginecomastia este se reseca con el bisturí, mediante una incisión a nivel de la areola. A través de esta incisión se elimina el exceso de tejido glandular, graso y piel. Bien es cierto que, con las nuevas cánulas de liposucción que utilizamos, si la glándula no es muy grande, normalmente no es necesario hacer ninguna incisión en la areola.

Si la ginecomastia es causada por exceso de grasa, se utiliza la liposucción, como técnica quirúrgica. Ésta se realiza a través de una pequeña incisión de aproximadamente un centímetro a nivel del borde de la areola, utilizando la cánula conectada a una maquina de aspiración. De esta manera se realiza la aspiración de la grasa de la mama mejorando su contorno corporal. En algunas ocasiones es necesario combinar las dos técnicas quirúrgicas para obtener unos óptimos resultados.

Molestias y cuidados posteriores

La ginecomastia requiere de una baja laboral de cuatro a cinco días, siendo de diez a catorce días para los pacientes que acostumbran a realizar esfuerzos físicos.

Después de la intervención se debe llevar una faja de compresión durante un mes.

Es normal sentir cierta inflamación y alguna molestia leve, síntomas que desaparecen con la administración de algún analgésicos y anti-inflamatorio.

También la sensibilidad del pezón acostumbra a disminuir durante un par de meses, normalizándose completamente después de este periodo.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Este sitio Web utiliza cookies. Los cookies son pequeños ficheros de datos que se generan en el ordenador del Usuario y que nos permiten conocer la siguiente información:
  • La fecha y la hora de la última vez que el Usuario visitó nuestro Web.
  • El diseño de contenidos que el Usuario escogió en su primera vista a nuestro Web.
  • Elementos de seguridad que intervienen en el control de acceso a las áreas restringidas.
  • Navegación del Usuario por nuestro Web.
  • El login del Usuario.
El Usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies, mediante la selección de la correspondiente opción en su programa Navegador. Aviso Legal