Blefaroplastia

Las llamadas “bolsas de los párpados” y el excedente cutáneo de la región palpebral. Las bolsas palpebrales corresponden a la protrusión, externamente visible, de unas pequeñas adiposidades que anatómicamente existen en las regiones orbitarias de todos los seres humanos: con la mayor frecuencia, son dos en la región orbitaria superior y tres en la inferior.

La blefaroplastia es una de las intervenciones más solicitadas en Cirugía Estética. La eliminación de los excedentes cutáneos y/o las bolsas palpebrales tiene mucho que ver con el rejuvenecimiento global del rostro, y con la corrección de esos estigmas que pudieran asociarse con fatiga o enfermedad, difíciles de aceptar en una Sociedad como la nuestra, altamente competitiva.

La protrusión cutánea de estas bolsas adiposas, condicionada por factores constitucionales y agravada, en diferente medida, por circunstancias concurrentes (problemas de la visión, obesidad, y otros), se produce más por la relajación de las estructuras músculocutáneas de contención que por un auténtico aumento de su tamaño. En cuanto al excedente cutáneo, puede llegar a ser muy importante en los párpados superiores, produciendo, amén del inestetismo, dificultades en la visión.

Es una intervención que tiene un postoperatorio muy simple, y que determina resultados inmediatos y muy satisfactorios.

Tratamiento

Consiste en la extirpación quirúrgica de las bolsas adiposas y la resección del excedente cutáneo.

El tratamiento puede practicarse bajo anestesia simplemente local y discreta sedación; o bajo anestesia general, sobre todo si se combina con otros procedimientos médicoquirúrgicos de rejuvenecimiento: lifting cervicofacial, remodelación de pómulos, labios y/o mentón, peeling profundo o láser-resurfacing.

El diseño de las incisiones es particularmente importante porque define la cantidad y forma de la piel que va a ser resecada.

En el párpado superior la incisión transcurre en un repliegue natural. Y en el párpado inferior, a uno o dos milímetros del borde palpebral. En ambos casos, las cicatrices resultarán apenas visibles en uno o dos meses.

Si no existen excedentes cutáneos, habitualmente en pacientes muy jóvenes, las bolsas adiposas del párpado inferior pueden ser abordadas a través de la conjuntiva, no produciéndose en estos casos ninguna cicatriz en la piel.

Las bolsas adiposas se identifican perfectamente y son resecadas por su base.

Una micro-sutura completa la intervención. Los puntos serán retirados a los tres o cuatro días.

Duración del tratamiento

Aproximadamente dos horas, si se interviene sobre los cuatro párpados.

Molestias y cuidados posteriores

En el postoperatorio inmediato una refrigeración con hielo y una adecuada medicación controlan las equimosis y el edema postoperatorio, que aparecen, con diferente intensidad, en todos los casos. Lo habitual es que el paciente no pueda reincorporarse a sus actividades sociolaborales hasta el tercer o cuarto día.

Podrá maquillarse a partir de los cinco días.

No podrá realizar una exposición solar directa hasta transcurridos dos o tres meses.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Este sitio Web utiliza cookies. Los cookies son pequeños ficheros de datos que se generan en el ordenador del Usuario y que nos permiten conocer la siguiente información:
  • La fecha y la hora de la última vez que el Usuario visitó nuestro Web.
  • El diseño de contenidos que el Usuario escogió en su primera vista a nuestro Web.
  • Elementos de seguridad que intervienen en el control de acceso a las áreas restringidas.
  • Navegación del Usuario por nuestro Web.
  • El login del Usuario.
El Usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies, mediante la selección de la correspondiente opción en su programa Navegador. Aviso Legal